Surinam, el más pequeño de Sudamérica

Era conocida hace años como Guayana Holandesa por ser colonia de dicha nación, de la que se independizó en 1975 y a la que emigró casi un tercio de la población aprovechando su nacionalidad neerlandesa. Esto supuso un contratiempo para el crecimiento del recién constituido país, que se quedó de pronto sin mano de obra cualificada y vio caer sus actividades económicas y agrarias a niveles muy precarios.

Surinam ostenta el anecdótico mérito de ser el país más pequeño de Sudamérica. Los surinameses hablan, además del neerlandés, sus propias lenguas nativas, como el javanés, y llama la atención la diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a la esperanza de vida, ya que la de éstas últimas es de casi 7 años más. La capital es Paramaribo, donde habita la mayoría de la población, y en ella puede verse algo insólito en el mundo, que sólo se encuentra en Sofía, la capital de Bulgaria: existe una mezquita justo al lado de una sinagoga, una disposición más que infrecuente, como también lo es que ambos templos -y cultos, por ende- vayan a dar a la propia plaza de la ciudad.

Pero si tuviéramos que señalar un aspecto verdaderamente misterioso -o cuanto menos llamativo- de Surinam, sería el del sentido de la circulación. Es el único país sudamericano, junto con la vecina Guyana, en el que se conduce por la izquierda; esto se comprende en el caso de ésta última, antigua colonia de Gran Bretaña, donde circulan por ese lado, pero respecto a Surinam, teniendo en cuenta que en Países Bajos se conducía entonces y ahora por la derecha, no se comprende tal discordancia.

(Tomado de: http://www.enfolang.com/internacional/geografia/surinam.html)