La rebelión de Babel

Y esta fue la forma en la que El Padre castigó a los hombres por creerse iguales a ÉL: Nacerá entre ustedes La Discordia; os separaréis en grupos dado que hablarán distintas lenguas. Para cuando deseen continuar construyendo juntos La Torre vuestras diferencias no les permitirán integrarse.

Tal así ocurrió y La Torre quedó inconclusa.

Esto aconteció ya hace muchos años y desde entonces Babel en mucho ha cambiado. Cierto es que cada pueblo anda su camino, pero han olvidado la advertencia: cada quien construye su propia Torre y van miles en la cuenta de los que conspiran para tomar El Cielo.

Hoy los hombres agradecen al Padre por ser diferentes, ven en ello el entretenimiento de la vida y la fuerza para la nueva integración. Han votado por ser diferentes dentro de la nueva unidad.

Padre observa.

En Babel se prepara una rebelión: los hombres han convertido el castigo en motivo de regocijo y creen superar en tamaño a la primera torre.

Ya ni siquiera pretenden igualarse al Creador, sino que sencillamente lo desconocen y dicen ser los reyes del universo.

Hoy los hombres no conocen acerca del Equilibrio, y es ese su mayor pecado.

Se han rebelado en Babel y la Tierra es un hervidero. Los ángeles alertan al Padre, mas este se mantiene sereno.

Andrey V. Ruslanov / (Redactado en 2008)