El encuentro de José

A José  desde  pequeño le habían hablado de los ángeles y sus bondades, pero a excepción  de las pinturas de la iglesia nunca en su vida había visto uno.

Todos en su pueblo adoraban a los ángeles y José quería, de una vez y por todas, ver a tales criaturas. Un día se propuso encontrar a un alado y para ello se dirigió al bosque. Caminó y caminó llamándolos con  tristes gritos, mas no consiguió lo que se proponía.

José, cansado de tanto andar, se sentó junto a un río. De repente, apareció una niña y  con lágrimas en los ojos le dijo: Oh, angelito, que feliz estoy de verte, hace mucho tiempo que pido a Dios poder encontrarte.  

Andrey V. Ruslanov (Redactado en 2012)